Datos personales

Mi foto

Estoy reinventàndome!

Archivo del blog

Etiquetas

sábado, 12 de marzo de 2016

Palmeras en la nieve de Luz Gabàs

 LA AUTORA

Luz Gabás Ariño nació en 1968 en Monzón (Huesca). Los mejores momentos de su niñez y adolescencia también transcurrieron entre el pueblo de su familia paterna (Cerler, en el Valle de Benasque) y el de su familia materna
(Serrate, en el Valle de Lierp). Después de vivir un año en San Luis Obispo (California), estudió en Zaragoza, donde se licenció en Filología Inglesa y obtuvo más tarde la plaza de profesora titular de escuela universitaria. Durante años ha
compaginado su docencia universitaria con la traducción, la publicación de artículos, la investigación en literatura
y lingüística y la participación en proyectos culturales, teatrales y de cine independiente.

Desde 2007 vive en el precioso pueblo de Anciles, junto a la Villa de Benasque, donde se dedica, entre otras cosas,
a escribir.

Su primera novela, Palmeras en la nieve, fue uno de los éxitos editoriales de 2012.

SINOPSIS

Año 1953. Dos hermanos viajan desde los Pirineos de Huesca hasta la colonia española de Fernando Poo (actualmente Bioko), isla de Guinea Ecuatorial, para trabajar en una plantación de cacao. Allí Kilian (Mario Casas) se enamora de una nativa, un amor prohibido en aquellos tiempos en los que algunas líneas no se podían traspasar. Medio siglo después, Clarence (Adriana Ugarte) descubre de forma accidental una carta olvidada durante años que la empuja a viajar desde la tranquila vida en las montañas de Huesca a Bioko. Su objetivo es visitar la tierra en la que su padre Jacobo (Alain Hernández) y su tío Kilian pasaron la mayor parte de su juventud, y así intentar resolver los enigmas familiares y desvelar los secretos de lo ocurrido. En las entrañas de un territorio tan exuberante y seductor como peligroso, Clarence desentierra el secreto de una historia de amor imposible enmarcada en unas turbulentas circunstancias históricas cuyas consecuencias alcanzarán el presente.

Posesión española desde 1778, la isla de Fernando Poo formó parte de la Guinea Española hasta que en 1968 se proclamó la independencia del país. Palmeras en la Nieve sitúa parte de su acción en este periodo de transición, cuando la progresiva escalada de tensión y violencia de esos años supuso un complejo episodio para la historia de nuestras colonias en ultramar. Por otro lado, la historia tiene lugar en el presente, en Bioko, un territorio herido tras años de inestabilidad, dictaduras, desapariciones y falta de libertades. Una historia de búsqueda, pasión y amistad, épica e intimista, que tiende puentes entre dos tiempos, dos culturas y dos generaciones.
MI RESEÑA

Me vi impelida a leer esta novela debido a otra posterior de la misma autora, "Regreso a tu piel" que me habia gustado bastante. Eso y la creciente fama de palmeras me convenciò. 
Para mi ha sido un libro absolutamente prescindible que si bien tiene su merito en el hecho de que está muy bien documentado en la parte histórica, a mi personalmente me ha parecido lento, empalagoso y aburrido. No voy a seguir perdiendo el tiempo en escribir una reseña para convencer a los dudosos de que no merece la pena. Quizá para ellos la merezca. 
Mi nota, un 5 raspadísimo.




Trilogía del Baztan de Dolores Redondo

LA AUTORA

Nació en Donosti en 1969
Estudió Derecho y Restauración. Comenzó en la literatura escribiendo relatos cortos y cuentos infantiles. En 2009 publicó su primera novela, Los privilegios del ángel y en enero de 2013 publicó El guardián invisible, primer volumen de la Trilogía del Baztán, seguido en noviembre del mismo año por la segunda parte titulada "Legado en los huesos", y terminada en noviembre de 2014 con "Ofrenda a la tormenta". La trilogía ha conseguido vender más de 400.000 copias y ha sido traducida a más de 15 idiomas. El director de la saga Millennium de Stieg Larsson, ha decidido llevar la primera novela de la trilogía a la gran pantalla.

SINOPSIS

El guardian invisible

«Ainhoa Elizasu fue la segunda víctima del basajaun, aunque entonces la prensa todavía no lo llamaba así. Fue un poco más tarde cuando trascendió que alrededor de los cadáveres aparecían pelos de animal, restos de piel y rastros dudosamente humanos, unidos a una especie de fúnebre ceremonia de purificación. Una fuerza maligna, telúrica y ancestral parecía haber marcado los cuerpos de aquellas casi niñas con la ropa rasgada, el vello púbico rasurado y las manos dispuestas en actitud virginal.»

En los márgenes del río Baztan, en el valle de Navarra, aparece el cuerpo desnudo de una adolescente en unas circunstancias que lo ponen en relación con un asesinato ocurrido en los alrededores un mes atrás.

La inspectora de la sección de homicidios de la Policía Foral, Amaia Salazar, será la encargada de dirigir una investigación que la llevará devuelta a Elizondo, una pequeña población de donde es originaria y de la que ha tratado dehuir toda su vida. Enfrentada con las cada vez más complicadas derivaciones del caso y con sus propios fantasmas familiares, la investigación de Amaia es una carrera contrarreloj para dar con un asesino que puede mostrar el rostro más aterrador de una realidad brutal al tiempo que convocar a los seres más inquietantes de las leyendas del Norte.

Legado en los huesos

El juicio contra el padrastro de la joven Johana Márquez está a punto de comenzar. A él asiste una embarazada Amaia Salazar, la inspectora de la Policía Foral que un año atrás había resuelto los crímenes del llamado basajaun, que sembraron de terror el valle del Baztán. Amaia también había reunido las pruebas inculpatorias contra Jasón Medina, que imitando el modus operandi del basajaun había asesinado, violado y mutilado a Johana, la adolescente hija de su mujer. De pronto, el juez anuncia que el juicio debe cancelarse: el acusado acaba de suicidarse en los baños del juzgado. Ante la expectación y el enfado que la noticia provoca entre los asistentes, Amaia es reclamada por la policía: el acusado ha dejado una nota suicida dirigida a la inspectora, una nota que contiene un escueto e inquietante mensaje: «Tarttalo». Esa sola palabra que remite al personaje fabuloso del imaginario popular vasco destapará una trama terrorífica que envuelve a la inspectora hasta un 
trepidante final.

Ofrenda a la tormenta

Una mujer denuncia que la muerte súbita de su nieta, oficialmente una muerte de cuna, le parece sospechosa tras el comportamiento extraño del padre de la niña, que ha sido detenido cuando intentaba robar el cadáver pronunciando palabras inconexas acerca de entregar a su propia hija. El bebé tiene unas marcas rojizas en el rostro que indican que ha habido presión y parece claro que ha sido asesinada. La abuela de la pequeña habla de una criatura mágica de la zona, un ser maléfico, causante de las pesadillas que producen en el durmiente una inmovilización que les impide despertar. Se trata del inguma, el ser que arrebata la vida durante el sueño. La investigación de este caso llevará a Amaia y a su equipo a descubrir algunas irregularidades en casos parecidos que se produjeron en el valle en el pasado, demasiados casos en una zona relativamente pequeña. Y entonces, trasladado por orden del juez Marquina, el asesino Berasategui aparece muerto en su celda, tras un coma inducido por una droga que alguien ha tenido que facilitarle. Trepidante y estremecedora, la trama se acelera hacia una resolución sorprendente, en la que Amaia debe enfrentarse al auténtico origen de los sucesos que han asolado el valle del Baztan. Y mientras una impresionante tormenta de nieve parece querer sepultar una verdad demoledora.

MI RESEÑA

Debo decir que como exigente lectora de novela negra, he disfrutado la lectura de esta trilogía cada minuto. No le falta ni sobra nada. Està perfectamente argumentada y la escritora ha tejido de manera brillante un entramado de crímenes entremezclado con la imagineria navarra de forma absolutamente creible. Los seres irreales campan a sus anchas por las novelas de forma tan sutil que esta trilogía no sería lo mismo sin ellos y a la vez es una trama tan real como terrible. Cosas que pasan. Pasan poco pero pasan y cuando pasan inevitablemente tiene que ser en zonas tan recónditas como los oscuros  pueblos del Baztan donde aún es posible creer en brujas y demonios que roban el alma a los niños.
Una saga apasionante que engancha desde la primera pàgina con un final apabullante. De hecho el tercer libro es tremendamente adictivo, como si todo el libro fuera un final en sí mismo, de hecho, creo que lo es. 
Los personajes son auténticos, se hacen querer. Una se imagina a Amaia encendiendo la chimenea y a la tia Engrasi con su bolsa negra que guarda las cartas del tarot. En cada personaje se puede adivinar de fondo una personalidad mucho mas compleja que la que se vè a simple vista. Son deliciosos y cuando se acaba la trilogía te sientes como huèrfana porque de alguna manera los has adoptado