Datos personales

Mi foto

Estoy reinventàndome!

Archivo del blog

Etiquetas

jueves, 25 de abril de 2013

Abràzame oscuridad de Denis Lehane

Novela negra muy negra, americana, dignísima heredera de autores como Dashield Hammet y Raymond Chandler.
Oscura y descarnada con un lenguaje muy de los barrios bajos de Boston, coloquial y característico que sólo es comparable a la novela y el cine negro de los años 40.
Con una historia perturbadora sobre una serie de crímenes que apuntan a un asesino en serie que lleva veinte años en la carcel, el detective Patrick Kenzie tiene que volver los ojos a su infancia en un barrio obrero de Dorchester para desentrañar la maraña tejida por una mente atormentada que le conoce muy bien.
Brillante, sorprendente y brutalmente directa, la recomiendo fervientemente, especialmente a quienes disfrutaron con " Mistic River" o "Shutter Island" , novelas ambas de Lehane, posteriormente llevadas al cine.
Desde luego seguirè las peripecias de este detective tan particular.
Le daría un 8,5

domingo, 14 de abril de 2013

Museo Sorolla

En pleno corazón de Madrid se encuentra la casa que Sorolla construyó evocando los placeres del mediterraneo, razón por la que lo primero que llama la atención es el luminoso jardín lleno de àrboles y fuentes que nos recuerdan a un oasis en medio del caos. Fuentes tal vez inspiradas en los patios de la Alhambra, que tanto admiraba el pintor. Luz a raudales, paz y armonía.
El interior nos muestra una casa de aquella època en cuyos salones de la planta baja se exponen los cuadros que hicieron famoso a Sorolla ya en vida, algo facil de entender cuando contemplas la luz que desprenden sus atardeceres, una luz que ninguno supo plasmar como èl, la luz de su tierra natal, inigualable, càlida, envolvente, con sus mujeres vestidas de blanco, sus niños desnudos y ese mar donde Sorolla deja toda su fuerza. Porque lo cierto es que despuès de ver la arrebatadora belleza de esos primeros cuadros de límpido azul que pueblan la planta baja, los restantes quedan deslucidos, cuadros de jardines, de fuentes y flores a los que el ocèano ha robado toda su energía.
El único pero que le pondría a la exposición es la escasa iluminación de las salas aunque se perdona en cuanto que responde a la voluntad del pintor de mostrar su obra en el entorno original.
Me sorprenden un par de cuadros que realizó a sus hijos y uno que se llama" madre" y que muestra a su mujer en la cama con su primer bebè. Precioso. Y el mar. Siempre el mar